domingo, agosto 06, 2017

un poema de Daniel Muxica

Enjambre de sobrinos

El diablo o Dios los da, según tradición,
y veloces se mueven
saltando el jardín por los tapiales
hacia las casas vecinas donde se confunden
con sus amigos del barrio

o del barro

rara dispersión de un movimiento
que, en tanto uniforme,
los divide según el nombre del juego
y el género sexual

entonces todo se altera para el niño en forma y número
y la cantidad de alteraciones lúdicas
no pueden adquirirse dos veces de manera indivisible 

en lo inmediato un vecino sale a la vereda y grita
pidiendo que hagan silencio a la hora de la siesta.


Daniel Muxica(Argentina)
Del libro "el niño, ensayo de familia". Editorial Bajo la luna.

No hay comentarios.: